Amigos, este articulo es bien interesante, leanlo por favor y no permitan que nos pase a nosotros esto en Venezuela...

Quisiera por favor conocer sus comentarios... Saludos Cerveceros y Salud.


La guerra de las cervezas en Puerto Natales

La guerra de las cervezas en Puerto Natales
Decrease Font SizeIncrease Font SizeText SizePrint This Page 
Daniel Darrigrandi (41) es escalador de corazón y emprendedor por vocación. Dejó Santiago hace 17 años junto a su mujer Mariana para instalarse cerca de las cumbres aledañas a Puerto Natales. “En esa época esto era el Viejo Oeste”, dice enamorado quizás de ese espíritu explorador que lo llevó a trepar diversas cumbres como el Yosemite en California y otras cumbres del sur extremo del país antes de decantar en una de las esquinas más escondidas del planeta con un proyecto cervecero personal.
Siete años atrás, durante una de sus pasadas por Calafate, Argentina, junto a un amigo californiano, Daniel conoció a un viejo prócer de la cerveza artesanal que le cedió sus viejos equipos checos anteriores al período de la Guerra Fría para elaborar cerveza. En vez de convertirlos en museo, los instaló en un improvisado galpón de su casa antes del hype de la cerveza casera, mucho antes de que las multitiendas importaran los kits fermentadores del tipo “hágalo usted mismo”.
Caballos salvajes
Darrigrandi quiso crear un brebaje a su particular gusto que además representara a la identidad de una región misteriosa como el cordón montañoso donde habitan los caballos salvajes de la sierra, que le dan el nombre a su obra: Baguales.
“Las cervezas industriales no tienen la consistencia de las cervezas europeas, por ejemplo, donde no se ahorra en lúpulo o cebadas. En Europa cada pueblo tiene su cerveza y me interesaba lograr algo así en Puerto Natales, aunque originalmente solo quería revolver mi olla y crear una cerveza para mi”, explica simplemente sobre una vida dedicada a probar cervezas de todo tipo. La evidencia es el centenar de botellas de todo el mundo que acumula en su amplio hangar de calle Bories 430.
En su momento, también quiso alejarse del lugar común del aficionado fabricante de cerveza, que embotella distintos fermentos en la soledad del garage para no compartir la experiencia. “Veo esa cosa del catador de cerveza como algo medio absurdo, porque en realidad la cerveza es diversión, es alegría, es juntarse con tus amigos con una bebida como excusa. Imagínate, así ha llegado a ser la bebida más antigua del mundo”, observa el maestro sobre ese sommelier esnob que pasa más tiempo oliendo o mirando a contraluz el vaso de cerveza que bebiéndolo.
Hoy, Daniel Darrigrandi, regenta el bar Baguales en pleno centro de Puerto Natales, a un paso de la Plaza de Armas y la iglesia local. El proceso incluyó un aprendizaje profesional y asesoría de viejos estandartes de la cerveza local, pero orientada a una curatoría del lúpulo. El valor agregado de la fórmula Darrigrandi es el agua austral, la misma que compone los milenarios glaciares de la Patagonia.
“El agua de acá le da la identidad a nuestra cerveza. Encargamos estudios y análisis particulares del agua de la zona, que tiene una acidez única, y los expertos en fabricación de cerveza nos dieron el visto bueno a este tipo de agua diferente a la de cualquier lugar de Chile. Por eso la cerveza Baguales de Puerto Natales no podría jamás ser hecha en otro lugar del mundo”, dice con orgullo sobre este producto con denominación de origen.
Parte de esa popularidad también está en su precio, porque al ser elaborada en la zona no es tan cara como podría serlo otro mosto que llega casi al mismo precio de la bencina a Punta Arenas. Así, una pinta de cerveza no cuesta más de lo que vale un schop en cualquier fuente de soda de Santiago.
Hoy, la cerveza Baguales es una más de las cinco marcas locales de cerveza artesanal. Incluso se vende a restaurantes y bares del pueblo en dispensadores propios, pero no en botella, pese a que muchos turistas quisieran llevarse como recuerdo la fórmula Baguales en cualquiera de sus presentaciones, como por ejemplo, la cerveza con sabor a yerba mate. “Ese fue un gesto que quisimos hacer para el bicentenario, una edición limitada de cerveza con sabor a mate para hacerle un cariño a la otra bebida favorita de la zona austral. En el fondo todo esto es pura química, una forma de cocinarla que es igual de artesanal que en la edad media”, reflexiona.
“La pregunta no es dónde quiero estar en 5 años con mi producto, sino cómo quiero vivir. Prefiero hacer una muy buena cerveza a puertas cerradas en vez de expandirme con una cerveza fabricada en serie y con una consistencia que quizás no sea la misma siempre. Nos han ofrecido llevarla a grandes supermercados y aumentar exponencialmente la producción, pero me gusta así. Es bonito así”, dice desde la barra de su bar donde suena Nirvana, pero jamás reggaetón.
Bullying cervecero
El maestro cervecero es humilde y cauto a la hora evaluar el éxito de sus fórmulas. Dice que prefiere tomarse todo como una pale ale: “friamente”. Incluso no perdió la paciencia ni su estado de escalador zen cuando hace poco tiempo, en medio de los planes de llevar su cerveza a otros retaurantes, hoteles y casinos de Punta Arenas, vivió el bullying de las cerveceras industriales más importantes del sur. Baguales pasó de ser un producto exitoso a una bebida difícil de encontrar en la región.
“Misteriosamente nos saboteaban las máquinas dispensadoras de cerveza en esos locales, nos cambiaban los enchufes para que se quemaran los motores y se cancelaban las concesiones y pedidos”, recuerda guardándose los nombres.
Uno de estos concesionarios, amigo de Darrigrandi, incluso le reconoció las presiones contra la cerveza artesanal de parte de una de las grandes empresas que no toleraban que esta marca desconocida se encontrara en la principal puerta de entrada a la región, como el aeropuerto.
Para Daniel y su esposa, la solución fue tan práctica como arriesgada: “Creamos nuestro propio bar donde expender la cerveza. Acá nadie nos puede boicotear nada, e incluso tenemos en la carta otras cervezas artesanales locales porque a mí me sirve que nos comparen”, explica, sobre una política donde el sol brilla para todos en Puerto Natales.
Hoy el bar Baguales es el lugar más animado de la plaza principal de Puerto Natales. “Creo que abrimos un camino hace 6 años, le dimos a Natales su propia cerveza y pusimos ese tema en la boca de todos. Nuestro escenario ideal es traer más equipos y aumentar unas seis veces la producción, pero a la vez tomarnos la fabricación con mucha calma para no arriesgar lo que tanto trabajo nos ha costado crear”, cuenta.

Comentarios

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Estimado Stefan, tomando tu invitación a opinar me permito hacer un comentario. Esa es un conducta típica de las grandes marcas cuando ven amenazada su participación de mercado, por ínfima que esta sea. Personalmente considero que es una practica muy mezquina de estas grandes compañías y la califico de mezquina no porque sabotean la entrada de nuevos productos, sino porque obligan al consumidor a elegir entre una muy limitada gama de productos. Yo he sido testigo de este tipo de practicas en la industria de alimentos, en la industria cosmética, en la industria química y en la de telecomunicaciones, todas aquí en nuestro país y en diferentes épocas. La solución que dió el protagonista de la historia, creo que es la mas acertada, evitó problemas a sus antiguos canales de venta y utiliza un canal que es controlado por el mismo. No tengo dudas que cuando la actividad cervecera artesanal gane espacios a la industria cervecera establecida en el país, este tipo de practicas comiencen a aparecer. Es importante que los cerveceros artesanales se organicen y combatan este tipo de practicas con mecanismos que sean difíciles de sabotear.

    ResponderEliminar
  3. Tienes Toda la razon, comparto tu opinion completamente, aqui en Venezuela, el movimiento de la Cerveceria Artesanal esta aun en pañales si lo comparamos con otros paises de Latinoamerica y ni hablar de America del Norte. Sin embargo, entre varios Cerveceros como @CervezaVEN, @hagelschauer1, @CervezaCacri, @PisseDesGottes, @VENortedelSur, @bono_cervezarte, @MitoBrewHouse, @kitcervecero y muchos mas que se me escapan, estamos formando un movimiento cada vez mas creciente de cerveceros, a traves de cursos que dictamos, degustaciones que hacemos, y prontamente la 1ra. Expo de Cervecería Artesanal.

    La intención es sembrar entre el publico en general la semilla de una cerveza distinta y de mejor calidad que las "aguas saborizadas a lupulo" que ofrecen las llamadas cervecerias comerciales. Igualmente ofrecer la posibilidad de instruir y entrenar a interesados en la Fabricacion de Cerveza Casera (en un principio) y posteriormente artesanal.

    La decisión tomada esta dando resultados, cada vez más personas se interesan en esta tendencia mundial, queriendo probar y degustar y producir. Por ello ya se estan tomando los primeros pasos en la creación de una Asociacion de Cerveceros Caseros, para ayudarnos todos en los aspectos legales de la producción de cerveza, a parte de mejorar las condiciones de compra de insumos e ingredientes necesarios para la elaboración de Cerveza.

    Como ves, queremos tomarle la delantera a la industria cervecera comercial, nunca con el animo de dañar su negocio, pues estamos claros que la Cerveceria Artesanal no podrá al menos en un corto y mediano plazo desplazar a la cerveceria industrial, sino para estar preparados para que los "golpes" que nos quieran propinar sean esquivados y logremos trabajar todos en sana convivencia, pudiendo ayudarnos entre todos a tener negocios crecientes.

    Saludos Cerveceros a Todos

    ResponderEliminar
  4. Comparto la intención de todos los cerveceros artesanales de ofrecer un producto de calidad y diferente, sin causar daño a los actuales participantes. Pero no creo que a ellos les va a gustar mucho la idea cuando la cerveza artesanal se haga sentir.....pero bueno.....no hay que preocuparse por un evento que no ha ocurrido...!!!

    Me parece muy acertado el termino "aguas saborizadas a lúpulo", mi primera experiencia con una cerveza artesanal fué con TOVAR, la encontré un día, por pura casualidad, en el estante de un supermercado aquí en Maracaibo y compré para probarla, al hacerlo descubrí de inmediato la diferencia con respecto a las otras marcas comerciales, aún la compro, siempre la prefiero sobre las otras marcas, y cuando la ofrezco a mis amistades, preguntan: ¿Qué cerveza es esta? y yo respondo....Cerveza de verdad.

    Luego de esté primer encuentro con TOVAR, pude conocer otras marcas artesanales en un viaje que hice a Nueva York (no me gustan para nada las cervezas comerciales gringas, eso si es pura agua,.. de verdad), recientemente, hace unos meses me he dado cuenta que existen otras marcas artesanales en el país y existe la posibilidad de aprender a hacer cerveza, de mas está decirte que me anoto....!!!!! me parece fantástico poder fabricar tu propia cerveza y mejor aún formar parte de este movimiento de Cerveceros Caseros que inicia en nuestro país. Espero poder acompañarlos muy pronto, iniciando con el curso que dictas y luego espero poder unirme al movimiento de Cerveceros Artesanales.

    Exitos....!!!!

    ResponderEliminar
  5. Saludos Stefan! Tengo tiempo leyendo tu blog y espero tengas la oportunidad y tiempo para responder a mi comentario. Sinceramente, llevo siguiendo desde hace un tiempo la tendencia de la cerveza artesanal en Venezuela y en verdad que me tiene muy entusiasmado. Así como el amigo Juan, me pasó pero con una cerveza Colombiana llamada Apostol, que si bien no estoy seguro que tan "artesanal" es, definitivamente me dio otra visión de lo que es tomar cerveza. Mas allá de esto, me causa, particular curiosidad el tema de la distribución de la cerveza casera. Entiendo que no debe ser fácil, ni mucho menos una tarea sencilla de ejecutar pero, veo gran esfuerzo de las marcas de cervezas artesanales mas conocidas en llegar a ciertos lugares, que pudiesen ser desde mi humilde punto de vista un poco "inalcanzables". Bien sea un restaurante o un bodegón en un lugar apartado de la ciudad. No sé, si tus colegas cerveceros te lean, pero la verdad no encontré el espacio adecuado para hacer mi comentario. ¿Y por que lo hago aquí? Por que me causo mucha pero mucha risa el comentario de "Degustar la cerveza". ¿Y la parte de disfrutarla? Yo no frecuento restaurantes caros ni mucho menos vivo en Alto Prado, creo y considero que hay entusiastas a probar estas cervezas mas allá de los amigos que viven en el municipio de Baruta o el Hatillo. Esto podría sonar a una acusación pero si uno lo ve por encima, pareciera que el público de estas cervezas es muy "limitado".
    He leído tu blog y sinceramente aprecio que publiques todo por acá, para disfrutar, al menos, de tu experiencia como cervecero. Salud y saludos!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog